La agresión es un ataque no provocado producto de la práctica o del hábito de ser agresivo. Es una conducta hostil o destructiva cuya finalidad es provocar un daño a otro. Dollard afirma que es cualquier conducta cuyo objetivo es causar un daño cierto a la persona a la que se dirige.