La comisión es la cantidad que se cobra por realizar una transacción comercial que corresponde a un porcentaje sobre el importe de la operación. En los departamentos comerciales de las compañías, es costumbre remunerar a los vendedores en, al menos, dos módulos: por uno fijo que corresponde a la remuneración mensual pactada en contrato otro variable que corresponde a la comisión sobre la venta realizada.