Consiste el delito de hurto en el apoderamiento ilegítimo de una cosa mueble, ajena en todo o en parte, que, a diferencia del robo, es realizado sin fuerza en las cosas, ni violencia o intimidación en las personas. El hurto se considera falta o delito en función del valor económico de lo hurtado. En España se considera delito a partir de los 400 €. Esta definición del hurto se construye oponiéndola a las del robo y de la extorsión.