fbpx
Análisis del delito fiscal. Por Carlos Castell, abogado

Análisis del delito fiscal. Por Carlos Castell, abogado

El artículo de hoy es de un autor invitado, el es  Carlos Castell, abogado penalista, director del despacho Castell Abogados situado en Palma de Mallorca, y nos expone un breve análisis sobre él comúnmente denominado “delito fiscal”, y destaca 5 puntos elementales.

De los delitos contra la Hacienda Pública y contra la Seguridad Social

El artículo 305 del código penal dice así:

  1. El que, por acción u omisión, defraude a la Hacienda Pública estatal, autonómica, foral o local, eludiendo el pago de tributos, cantidades retenidas o que se hubieran debido retener o ingresos a cuenta, obteniendo indebidamente devoluciones o disfrutando beneficios fiscales de la misma forma, siempre que la cuantía de la cuota defraudada, el importe no ingresado de las retenciones o ingresos a cuenta o de las devoluciones o beneficios fiscales indebidamente obtenidos o disfrutados exceda de ciento veinte mil euros será castigado con la pena de prisión de uno a cinco años y multa del tanto al séxtuplo de la citada cuantía, salvo que hubiere regularizado su situación tributaria en los términos del apartado 4 del presente artículo.

La mera presentación de declaraciones o autoliquidaciones no excluye la defraudación, cuando ésta se acredite por otros hechos.

Además de las penas señaladas, se impondrá al responsable la pérdida de la posibilidad de obtener subvenciones o ayudas públicas y del derecho a gozar de los beneficios o incentivos fiscales o de la Seguridad Social durante el período de tres a seis años.

  1. A los efectos de determinar la cuantía mencionada en el apartado anterior:
  2. a) Si se trata de tributos, retenciones, ingresos a cuenta o devoluciones, periódicos o de declaración periódica, se estará a lo defraudado en cada período impositivo o de declaración, y si éstos son inferiores a doce meses, el importe de lo defraudado se referirá al año natural. No obstante lo anterior, en los casos en los que la defraudación se lleve a cabo en el seno de una organización o grupo criminal, o por personas o entidades que actúen bajo la apariencia de una actividad económica real sin desarrollarla de forma efectiva, el delito será perseguible desde el mismo momento en que se alcance la cantidad fijada en el apartado 1.
  3. b) En los demás supuestos, la cuantía se entenderá referida a cada uno de los distintos conceptos por los que un hecho imponible sea susceptible de liquidación.
  4. Las mismas penas se impondrán cuando las conductas descritas en el apartado 1 de este artículo se cometan contra la Hacienda de la Unión Europea, siempre que la cuantía defraudada excediera de cincuenta mil euros en el plazo de un año natural. No obstante lo anterior, en los casos en los que la defraudación se lleve a cabo en el seno de una organización o grupo criminal, o por personas o entidades que actúen bajo la apariencia de una actividad económica real sin desarrollarla de forma efectiva, el delito será perseguible desde el mismo momento en que se alcance la cantidad fijada en este apartado.

Si la cuantía defraudada no superase los cincuenta mil euros, pero excediere de cuatro mil, se impondrá una pena de prisión de tres meses a un año o multa del tanto al triplo de la citada cuantía y la pérdida de la posibilidad de obtener subvenciones o ayudas públicas y del derecho a gozar de los beneficios o incentivos fiscales o de la Seguridad Social durante el período de seis meses a dos años.

  1. Se considerará regularizada la situación tributaria cuando se haya procedido por el obligado tributario al completo reconocimiento y pago de la deuda tributaria, antes de que por la Administración Tributaria se le haya notificado el inicio de actuaciones de comprobación o investigación tendentes a la determinación de las deudas tributarias objeto de la regularización o, en el caso de que tales actuaciones no se hubieran producido, antes de que el Ministerio Fiscal, el Abogado del Estado o el representante procesal de la Administración autonómica, foral o local de que se trate, interponga querella o denuncia contra aquél dirigida, o antes de que el Ministerio Fiscal o el Juez de Instrucción realicen actuaciones que le permitan tener conocimiento formal de la iniciación de diligencias.

Asimismo, los efectos de la regularización prevista en el párrafo anterior resultarán aplicables cuando se satisfagan deudas tributarias una vez prescrito el derecho de la Administración a su determinación en vía administrativa.

La regularización por el obligado tributario de su situación tributaria impedirá que se le persiga por las posibles irregularidades contables u otras falsedades instrumentales que, exclusivamente en relación a la deuda tributaria objeto de regularización, el mismo pudiera haber cometido con carácter previo a la regularización de su situación tributaria.

  1. Cuando la Administración Tributaria apreciare indicios de haberse cometido un delito contra la Hacienda Pública, podrá liquidar de forma separada, por una parte los conceptos y cuantías que no se encuentren vinculados con el posible delito contra la Hacienda Pública, y por otra, los que se encuentren vinculados con el posible delito contra la Hacienda Pública.

La liquidación indicada en primer lugar en el párrafo anterior seguirá la tramitación ordinaria y se sujetará al régimen de recursos propios de toda liquidación tributaria. Y la liquidación que en su caso derive de aquellos conceptos y cuantías que se encuentren vinculados con el posible delito contra la Hacienda Pública seguirá la tramitación que al efecto establezca la normativa tributaria, sin perjuicio de que finalmente se ajuste a lo que se decida en el proceso penal.

La existencia del procedimiento penal por delito contra la Hacienda Pública no paralizará la acción de cobro de la deuda tributaria. Por parte de la Administración Tributaria podrán iniciarse las actuaciones dirigidas al cobro, salvo que el Juez, de oficio o a instancia de parte, hubiere acordado la suspensión de las actuaciones de ejecución, previa prestación de garantía. Si no se pudiese prestar garantía en todo o en parte, excepcionalmente el Juez podrá acordar la suspensión con dispensa total o parcial de garantías si apreciare que la ejecución pudiese ocasionar daños irreparables o de muy difícil reparación.

  1. Los Jueces y Tribunales podrán imponer al obligado tributario o al autor del delito la pena inferior en uno o dos grados, siempre que, antes de que transcurran dos meses desde la citación judicial como imputado satisfaga la deuda tributaria y reconozca judicialmente los hechos. Lo anterior será igualmente aplicable respecto de otros partícipes en el delito distintos del obligado tributario o del autor del delito, cuando colaboren activamente para la obtención de pruebas decisivas para la identificación o captura de otros responsables, para el completo esclarecimiento de los hechos delictivos o para la averiguación del patrimonio del obligado tributario o de otros responsables del delito.
  2. En los procedimientos por el delito contemplado en este artículo, para la ejecución de la pena de multa y la responsabilidad civil, que comprenderá el importe de la deuda tributaria que la Administración Tributaria no haya liquidado por prescripción u otra causa legal en los términos previstos en la Ley 58/2003, General Tributaria, de 17 de diciembre, incluidos sus intereses de demora, los Jueces y Tribunales recabarán el auxilio de los servicios de la Administración Tributaria que las exigirá por el procedimiento administrativo de apremio en los términos establecidos en la citada Ley.

La jurisprudencia extractada a continuación debe interpretarse con las salvedades que puedan resultar de las modificaciones normativas operadas en el precepto por Ley Orgánica 7/2012, de 27 de diciembre, y Ley Orgánica 5/2010, de 22 de junio.

Naturaleza. Responsabilidad civil en el delito fiscal

Se trata de un delito de resultado y naturaleza patrimonial, cuyo bien jurídico protegido es el patrimonio de la Hacienda Pública en su manifestación relativa a la recaudación tributaria. La conducta típica, por acción u omisión, exige eludir el pago de tributos, entre otros supuestos, siempre que la cuantía de la cuota defraudada exceda de las cifras señaladas, actualizadas progresivamente.

Aunque el delito fiscal -y concretamente, el de elusión del pago de tributos- tiene cierta semejanza con muchos delitos contra el patrimonio y el orden socioeconómico a los que es aplicable indiscutiblemente la figura del delito continuado en caso de concurso real, la definición legal del tipo que nos ocupa, así como la diversidad de los deberes fiscales que son vulnerados mediante su comisión, condicionados cada uno de ellos por hechos imponibles diferentes, ejercicios temporalmente distintos e, incluso, por plazos de declaración y calendarios diversos, dan al delito fiscal una estructura especifica difícilmente compatible con la continuidad delictiva, nunca apreciada por el TS, que castiga por separado los diferentes delitos fiscales cometidos en cada caso (STS 2a – 21/12/1999 ; STS 2a – 28/03/2001 -): cuando el art. 305 CP describe la acción como la elusión del pago de tributos se refiere a infracciones particulares que solo pueden ser infracciones de deberes específicos propios de cada tributo, de suerte que si se presentan varias declaraciones fiscales fraudulentas referidas a distintas especies de tributos, se cometerán por regla varios hechos independientes, incluso cuando las declaraciones estén referidas al mismo ejercicio fiscal (STS 2a – 10/10/2001 – ).

Retroactividad de la Ley Penal más favorable en los delitos contra la Hacienda Pública

Según Acuerdo del Pleno de la Sala 2a de 25/10/2005 – , «es aplicable el principio de retroactividad de la Ley penal más favorable a los delitos contra la Hacienda Pública, en relación con la elevación de la cuantía defraudada» (STS 2a – 21/04/2006 ; STS 2a – 26/10/2005 – ).

Determinación del incremento patrimonial a integrar en la base imponible del delito

La Sala 2a considera que se trata de una cuestión jurídica, y no fáctica: «(…) Las consideraciones que llevan a fijar cuál sea el importe del «incremento de valor» a considerar fiscalmente no es ya una cuestión de hecho, sino de valoración jurídica (…). Por la misma razón, dicha conclusión no viene determinada por el informe del inspector fiscal, sino que es de la exclusiva responsabilidad del Tribunal en su labor de calificación de los hechos. Por eso, la alusión a prueba única inválida que se hace en el motivo, en referencia al informe del inspector fiscal, es inadmisible, sin necesidad de recordar la doctrina jurisprudencial sobre habilidad y validez de los informes de dichos funcionarios para, incluso, fijar los hechos típicos del delito fiscal» (STS 2a – 18/09/2009), en un supuesto de fraude del impuesto de sociedades; en similar sentido, (STS 2a – 12/02/2009 – , y STS 2a – 26/05/2004 -). No puede confundirse la determinación de la deuda tributaria mediante la oportuna liquidación (acto administrativo tributario sometido al correspondiente régimen como tal) con una prueba pericial practicada por funcionarios públicos en el seno de un proceso penal, sujeta a sus reglas propias, sometida al oportuno debate contradictorio entre las partes y a la posterior valoración por el Tribunal, que puede asumir sus conclusiones o no hacerlo en función del resto de pruebas disponibles (STS 2a – 30/10/2001). Establecer qué son incrementos no justificados de patrimonio los bienes y derechos que no se corresponden con la renta o patrimonio declarados no es una presunción, sino una descripción normativa: los incrementos no justificados de patrimonio constituyen, pues, el hecho cierto, base o indicio. Probado ese indicio, el Legislador libera a la Administración de demostrar que efectivamente, en ese tiempo, se han obtenido rentas gravables que no se han declarado a Hacienda. Para la correcta virtualidad de la prueba indiciaria no es suficiente con un solo indicio, sino que la regla inferencial tiene que extraerse de varios indicios que racionalmente lleven al Tribunal a obtener como conclusión el hecho consecuencia o hecho presunto (STS 2a – 16/05/2002). El Tribunal de instancia debe establecer en los fundamentos jurídicos:

  1. a) Los fundamentos de la prueba de los aspectos constitutivos del hecho imponible;
  2. b) La subsunción del hecho probado bajo el tipo penal; y
  3. c) Los fundamentos de la autoría de los acusados, teniendo en cuenta que el delito fiscal no es un delito de propia mano, sino un delito especial, pues sólo el sujeto fiscalmente responsable puede ser autor del mismo y, si es el caso, el representante que haya realizado la acción en nombre del obligado.

En el caso de las leyes penales en blanco, como es el supuesto del delito fiscal del art. 305 .3 CP, es necesario que el Tribunal haya determinado en los hechos los que serían relevantes para la comprobación de la elusión del pago de un tributo (nacional o comunitario). La relevancia de los hechos, al tratarse de una ley penal en blanco que sólo establece la infracción de una disposición fiscal, se deriva de la norma que establece el hecho imponible. Por lo tanto, es preciso poner en claro cuál es el hecho imponible, pues es el objeto del proceso. La acción típica no es sólo la realización de un hecho carente de connotaciones normativas, sino una acción que vulnera una norma (fiscal) extrapenal. La determinación de los hechos que configuran la infracción de la norma fiscal debe tener reflejo claro en el hecho probado, para lo cual es preciso que allí se hagan constar no solamente los aspectos fácticos del hecho imponible, sino también los normativos, que se refieren a las normas fiscales infringidas (STS 2a – 15/12/2006 – ).

Consumación del delito fiscal

La actuación fraudulenta realizada por el recurrente con ocasión de la venta de las acciones, desviando una parte sustancial de los beneficios percibidos mediante la utilización de una persona interpuesta y una ficticia doble venta, no constituye actos preparatorios, sino actos de ejecución, que dan principio a la realización del delito directamente, mediante hechos exteriores. El delito se perfecciona en el momento de la presentación de la declaración eludiendo los impuestos correspondientes a los beneficios desviados, pero su ejecución se inicia ya cuando se realiza la acción fraudulenta, de forma tal que predetermina el resultado al ocultar determinados ingresos que no aparecerán en los libros de la empresa y, en consecuencia, tampoco habrán de figurar en la declaración que se formule en su momento.

Excusa absolutoria: regularización de la situación fiscal.

Importante destacar la Circular 2/2009 de la FGE, sobre la interpretación del término «regularizar» en las excusas absolutorias previstas en los apartados 4 del art. 305 y 3 del art. 307 del CP .

Para la STS 1336/2002, de 15 de julio (núm. rec. 2313/2000), «(…) regularizar es convertir en regular, poner en orden. Tratándose de una deuda, de una obligación incumplida, poner en orden significa pagar, cumplir. Implica un comportamiento espontáneo, activo, positivo, por parte del deudor, que asume no sólo su incumplimiento previo, sino los recargos que normalmente gravan una situación como la provocada por su actitud. Tal es la razón por la que el ordenamiento decide asimilar esa conducta a la del que hubiera satisfecho la deuda tributaria dentro de plazo. Porque en ambas se dan dos básicos puntos de coincidencia, a saber, que es el sujeto deudor el que toma la iniciativa, y que la administración tributaria, en uno y otro caso, al fin, no resulta perjudicada, puesto que ingresa lo que le era debido según la ley. La extensión analógica de una norma presupone la previa identificación de su ratio, es decir, de la causa o motivo por el que la misma fue establecida. Como se sabe, para hacer uso de este recurso interpretativo es necesario remontarse al principio que da fundamento a la norma, para, una vez identificado éste, comprobar si su aplicación viene reclamada por la similitud esencial de las situaciones, es decir, por el hecho de que la específicamente tomada en consideración y regulada por el legislador guarde una relación de semejanza con la que ahora reclama la atención del que juzga.

El delito de lesiones en Derecho Penal Español.

El delito de lesiones en Derecho Penal Español.

Hola lector hoy te voy a hablar del delito de lesiones. Este es un delito que a priori pueda parecer muy sencillo, por los elementos del tipo que lo conforman.

Sin embargo se complica bastante con ciertos conceptos jurídicos indeterminados, como el de la “grave deformidad”, que veremos más adelante.

Así pues en este artículo te voy a explicar el delito de lesiones un su tipo básico, los elementos que conforman el tipo de injusto de este delito, las formas agravadas, etc.

Material que vamos a utilizar.

Título III del libro II del Código penal

Sentencia de la Sala segunda del Tribunal supremo de 22 de marzo de 2001.

¿Qué es el delito de lesiones?

El daño causado a otro por comisión, omisión o imprudencia, en su integridad física, integridad psíquica o salud.

Este sería un concepto aproximado de este delito, extraído del tipo básico del delito de lesiones.

En derecho penal, ya lo he dicho en otras ocasiones, importa poco y no tienen mucho sentido, elaborar concepto doctrinales sobre tal o cual elemento de esta ciencia jurídica. Pues en derecho penal rige en su mas sentido estricto el principio de legalidad.

Elementos del delito de lesiones

Los elementos del tipo de este delito serian:

La acción

Que es la conducta por comisión u omisión y en su forma dolosa o imprudente, dirigida a causar un daño

Bien jurídico protegido

La integridad física, psíquica y la salud del sujeto pasivo del delito de lesiones.

Sujeto activo y pasivo del delito de lesiones

Puede ser cualquier persona, pues no es un delito especial en relación al sujeto activo o pasivo.

Forma de la acción

Como ya hemos dicho este delito se puede cometer de forma dolosa  e imprudente y por comisión u omisión.

Tipo básico del delito de lesiones

 El tipo básico viene determinado en el artículo 147  del código penal, y es el punto de partida para el análisis de este tipo delictivo, pues en el se configuran todos los elementos del tipo de esta infracción penal.

El que, por cualquier medio o procedimiento, causare a otro una lesión que menoscabe su integridad corporal o su salud física o mental, será castigado, como reo del delito de lesiones con la pena de prisión de tres meses a tres años o multa de seis a doce meses, siempre que la lesión requiera objetivamente para su sanidad, además de una primera asistencia facultativa, tratamiento médico o quirúrgico. La simple vigilancia o seguimiento facultativo del curso de la lesión no se considerará tratamiento médico.

Los elementos específicos a tener en cuenta según la redacción que ves arriba son:

  • El medio o procedimiento utilizado para la comisión del delito, que puede ser cualquiera.
  • La integridad corporal o salud física o mental, la primera y la salud mental no plantea ningún problema de interpretación, pero la salud física conviene aclararlo.

En efecto, la salud física hay que interpretarla en una forma amplia, pues una lesión física puede ser causante de una enfermedad que menoscabe la salud, por lo que nos encontraríamos ante un único delito pero dos lesiones producidas.

Te voy a poner un ejemplo, el sujeto A apuñala con un cuchillo a B en el abdomen, como consecuencia directa provoca una lesión que requiere tratamiento médico y quirúrgico, pero como consecuencia de esa lesión física se produce una infección de tipo abdominal.

Cómo ves se produce una relación de causalidad consecutiva, entre la acción, la primera lesión (el daño en el abdomen) y relación también de causalidad, entre el daño en el abdomen y la segunda lesión (la infección abdominal).

  • Sanidad o curación de la lesión. Para la sanidad de la lesión tienen que concurrir dos elementos objetivos como son. Una primera asistencia y el tratamiento médico o quirúrgico.

El tratamiento quirúrgico no plantea ningún problema, pero el tratamiento médico si los ha planteado tradicionalmente.

En este sentido hay que realizar una interpretación amplia y entender el tratamiento médico. Como el conjunto sistemático de actos dirigidos a la sanidad de una lesión.

Delito grave de lesiones.

Realmente el código penal no hace distinción entre delito grave de lesiones,  leve. Esta clasificación la realiza nuestro código para todos los delitos. Lo que si realiza es cualificar las conductas, que vas a ver a continuación.

Tipo cualificado del delito de lesiones

El artículo 148 del código penal atendiendo a circunstancias de política criminal, cualifica la conducta del tipo básico en atención al riesgo producido o el resultado, son las siguientes

Cualificación en función al resultado:

  • Si hubiere mediado ensañamiento o alevosía.
  • Si la víctima fuere menor de doce años o persona con discapacidad necesitada de especial protección.
  • Si la víctima fuere o hubiere sido esposa, o mujer que estuviere o hubiere estado ligada al autor por una análoga relación de afectividad, aun sin convivencia.
  • Si la víctima fuera una persona especialmente vulnerable que conviva con el autor.

Cualificación en función al riesgo producido:

Si en la agresión se hubieren utilizado armas, instrumentos, objetos, medios, métodos o formas concretamente peligrosas para la vida o salud, física o psíquica, del lesionado.

delito de lesiones con arma blanca

Cualificación del delito de lesiones en función del riesgo producido.

Tipo muy cualificado del delito de lesiones

Viene regulado en el artículo 159 de el código penal y es la forma mas grave de este delito, son las siguientes:

  • La pérdida o la inutilidad de un órgano o miembro principal, o de un sentido, la impotencia, la esterilidad, una grave deformidad, o una grave enfermedad somática o psíquica
  • Mutilación genital en cualquiera de sus manifestaciones

Te voy a hacer una inciso sobre una de las formas mas grave de comisión de este delito. 👇

¿Qué es producir una lesión que consista en una grave deformidad?

Tradicionalmente se ha discutido sobre que es la deformidad grave, a efectos de derecho penal.

Lo normal es que la primera idea que se te venga al escuchar el termino sea una lesión en la que se ha perdido parte de la nariz, o una gran cicatriz. En fin hay muchas lesiones que en si mismas no cabe la duda que producen una gran deformidad.

Sin embargo hay otras que podríamos pensar que no la producen, como por ejemplo la perdida de parte de una oreja.

En el delito de lesiones, por grave deformidad hay que acudir a la jurisprudencia. Para ello vamos a utilizar la  sentencia de la Sala II del tribunal supremo de fecha 22 de marzo de 2001. 

Esta sentencia acepta que la grave deformidad, en la regulación que hace nuestro derecho en el delito de lesiones, es un concepto jurídico indeterminado.

Sin embargo tal y como reconoce el ponente en la sentencia estos conceptos jurídicos indeterminados, no caben en derecho penal pues rige el principio de legalidad.

Por lo tanto el tribunal necesita referentes normativos para poder aplicar la cualificación por grave deformidad. Estos referentes podrían ser, un órgano o miembro principal.

Es decir que la deformidad afecte a uno de estos dos últimos. No obstante esto limitaría mucho el concepto de grave deformidad. Es por ello que el tribunal asimila el concepto de deformidad grave, al de la percepción.

Es decir la manera, que podemos percibir una alteración grave de la forma del cuerpo. En definitiva, es la percepción objetiva sobre la alteración física producida en la fisonomía de la persona.

Preguntas frecuentes del delito de lesiones

Delito de lesiones y atentado.  ¿Se castigan los dos delitos por separados?

Sí pues estos delitos son independientes el uno del otro y aunque concurre un concurso de leyes (hay dos normas penales a aplicar, delito de lesiones y atentado).

Se aplicaría las reglas del concurso real, pues en este caso no procede el delito continuado ni por supuesto la idealidad delictiva (delito ideal o que constituya un medio para cometer otro).

¿Cuándo prescribe el delito de lesiones?

De esto ya hable en este artículo👉 prescripción del delito

Pero a grande rasgos seria:

  • A los cinco años si el delito de lesión fuera en su tipo básico.
  • A los diez años si el la lesión hubiera sido de un órgano o miembro principal o hubiera producido una grave deformidad, y la pena impuesta no excediera de diez años.
  • A los quince años, si el la lesión hubiera sido de un órgano o miembro principal o hubiera producido una grave deformidad, y la pena impuesta excediera de diez años.

Aquí va tu pregunta. (Pregunta en comentarios y te respondo)

Hasta aquí el artículo del delito de lesiones, que como todos se irá actualizando y añadiendo contenido nuevo. Por lo que está pendiente porque aunque creas que ya has leído el artículo puede no ser así pues podría tener nuevos apartados.

 Te recuerdo que me puedes buscar en Google por aprende derecho con Jaime, o aprende derecho ius cogens. 
Prescripción de delitos y penas

Prescripción de delitos y penas

Hola lector hoy te voy a contar todo lo que sé de la prescripción en derecho penal.

Cómo te habrás dado cuenta casi todos los temas que trato en mis artículos, tienen una gran controversia jurídica jurisprudencial y doctrinal.

Normal el derecho al fin y al cabo es lenguaje aplicado y como tal hablamos y hablamos, y damos puntos de vistas, que casi todos y siempre partiendo de un análisis correcto, siempre acertados.

Curiosamente sobre la prescripción, la gente suele preguntarse:

¿Cuándo prescribe mi delito?, ¿Cuándo prescribe un delito de tráfico?

Pero como vas a ver el Código penal no da un catálogo de delitos con su plazo de prescripción al lado.

No, en derecho penal se aplican unas reglas con esas reglas hacemos una hipótesis, con la información que nos proporciona el código penal y la jurisprudencia, y ya con esa hipótesis formada, vamos aplicando a cada caso concreto.

La prescripción en el derecho penal español

Para realizar un análisis correcto del tema vamos a utilizar estos recursos:

  • Artículos 133 a 135 del código penal.
  • Sentencias del Tribunal supremo: 1315/2000, 510/2001, 543/2001, 952/2004, 1596/2005, 998/2006, 938/2007. Algunas las puedes encontrar en el catálogo cendoj.

¿Qué es la prescripción en derecho penal?

La prescripción tal y como nos dice nuestro código penal es una causa de extinción de la responsabilidad criminal.

Además, entendiendo prescripción en un sentido amplio. Es decir, tanta prescripción del delito y prescripción de la pena.

Doctrinalmente se podría decir que es una figura jurídica o instituto de derecho penal, por la que el estado renuncia a perseguir al delincuente o renuncia a la ejecución penal.

Vamos a ver te lo voy a contar yo de la forma más práctica.

Un delincuente que ha cometido un delito ¿Qué hace? Pues intentar que no le descubran.

Si el estado en su facultad de perseguir el delito, no lo descubre en número determinado de años pues prescribe el delito, y su responsabilidad criminal se extingue.

¿Qué hace un delincuente que ha sido condenado? Pues cumplir la pena o escaparse antes de empezar a cumplirla, o bien quebrantar la condena que está cumpliendo.

Si el estado en su facultad de hacer cumplir las penas, no lo consigue en número de terminado de años, prescribe la pena, y se extingue la responsabilidad criminal.

Prescripción de delitos

Plazos de prescripción de delitos:

  • A los veinte años, cuando la pena máxima señalada al delito sea prisión de quince o más años.
  • A los quince, cuando la pena máxima señalada por la ley sea inhabilitación por más de diez años, o prisión por más de diez y menos de quince años.
  • A los diez, cuando la pena máxima señalada por la ley sea prisión o inhabilitación por más de cinco años y que no exceda de diez.
  • A los cinco, los demás delitos, excepto los delitos leves y los delitos de injurias y calumnias, que prescriben al año.

Inicio del plazo de prescripción de los delitos

El inicio de prescripción se inicia en el momento que se haya cometido la infracción penal.

Pero cómo en derecho no todo es tan sencillo hay algunas especialidades:

En los delitos continuados, delitos permanentes delitos que exijan habitualidad en su forma de comisión. El inicio de la prescripción de estos delitos comenzaría, cuando se realizó la última infracción penal.

En los delitos de, tentativa de homicidio y en los delitos de aborto no consentido, lesiones, trata de seres humanos, contra la libertad, de torturas y contra la integridad moral, la libertad e indemnidad sexuales, la intimidad, el derecho a la propia imagen y la inviolabilidad del domicilio. Que se cometen sobre una persona menor de edad, el inicio de la prescripción del delito comienza cuando el sujeto pasivo del delito alcanza la mayoría de edad.

En caso de que haya fallecido antes de alcanzar la mayoría de edad, se inicia el plazo de prescripción del delito, en el momento del fallecimiento.

Interrupción de la prescripción de delitos

La prescripción se interrumpe cuando se dirija el procedimiento penal contra la persona responsable.

Desde el momento desde que el procedimiento penal se dirige contra la persona presuntamente responsable, el tiempo ganado en la prescripción se pierde.

Es decir, se paraliza y empezaría a correr de nuevo cuando el procedimiento se paraliza o finaliza sin condena, pero el tiempo ganado se pierde, y empieza a correr de nuevo desde el inicio.

Más fácil Antonio comete un robo con fuerza en la casa de miguel. Transcurrido un año se eleva atestado de la policía judicial, porque han identificado sus huellas, y comienza después el procedimiento contra Antonio.

Ese año ganado en prescripción, por Antonio, lo pierde y en caso de que comenzara de nuevo la prescripción, comenzaría el “contador a cero”.

Delitos que no prescriben

Delito de lesa humanidad, y de genocidio y por los delitos contra las personas y bienes protegidos en caso de conflicto armado.

Prescripción de la pena

Plazos de prescripción de la pena:

  • A los 30 años, las de prisión por más de 20 años.
  • A los 25 años, las de prisión de 15 o más años sin que excedan de 20.
  • A los 20, las de inhabilitación por más de 10 años y las de prisión por más de 10 y menos de 15.
  • A los 15, las de inhabilitación por más de seis años y que no excedan de 10, y las de prisión por más de cinco años y que no excedan de 10.
  • A los 10, las restantes penas graves.
  • A los cinco, las penas menos graves.
  • Al año, las penas leves.

Inicio del plazo de prescripción de las penas

  • Desde la fecha de la sentencia firme.
  • Desde el quebrantamiento de la condena.

Interrupción del plazo de prescripción de los delitos

  • Durante el período de suspensión de la ejecución de la pena.
  • Durante el cumplimiento de otras penas

En este último caso, hay que aclarar que se encuentra el supuesto de penas que por su naturaleza no pueden cumplirse simultáneamente.

Ejemplo de esto último, la pena de prisión no puede cumplirse simultáneamente con otra pena de prisión. Por lo que las penas de prisión se cumplen de forma sucesiva en orden a su gravedad.

Pues bien, la pena que esté pendiente de ejecución queda suspendida, a la espera de ser ejecutada, cuando lo sea la de mayor gravedad. Esta pena suspendida también estaría prescribiendo.

Penas que no prescriben

Las penas impuestas por delito de lesa humanidad, y de genocidio y por los delitos contra las personas y bienes protegidos en caso de conflicto armado.

Hasta aquí el artículo de la prescripción de delitos y penas, el próximo artículo ya lo estoy trabajando, mi idea es publicar de dos a cuatro artículos por semana, pero lo mínimo a lo que me comprometo es a dos.

Recuerda que este y todos los artículos de este blog son actualizados de forma habitual.

Por último cómo este blog es nuevo me han comentado que es difícil encontrarme en Google, bien te recomiendo que añadas el blog a favoritos en tu navegador, o bien que pongas en Google: Jaime ius cogens o blog ius cogens

Libertad condicional en España.

Libertad condicional en España.

Hoy te voy a hablar de la Libertad condicional, una tema que todavía hoy en 2018, continua siendo controvertido. Estas controversias vienen dadas fundamentalmente en tres aspectos:

  • ¿Cómo se inicial el procedimiento de concesión de la libertad condicional?
  • Suspensión de la condena y libertad condicional.
  • ¿La libertad condicional es el cuarto grado penitenciario?

A lo largo de este artículo espero que queden despejadas esas dudas aportando mi punto de vista.

¿Qué es la libertad condicional?

La libertad condicional es una institución de derecho penal, por la cual se suspende el cumplimiento de la condena privativa de libertad.

Quedando el reo en situación de libertad, condicionado al cumplimiento de ciertas condiciones, impuesta por el juez de vigilancia penitenciaria, y condicionado también a no delinquir, durante el periodo de suspensión de la condena.

Este seria el concepto o definición de libertad condicional.

Régimen jurídico de la libertad condicional.

Requisitos de la libertad condicional.

Los requisitos para la concesión de la libertad condicional, vendrá dado por el tipo de libertad condicional, que se trate, por ejemplo no serán los mismos requisitos para la libertad condicional general, que para la libertad condicional adelantada.

Por tanto vamos a ver los tipos de libertad condicional, que existen en nuestro Código penal, y sus requisitos para su concesión

Tipos de libertad condicional

En el derecho penal español, existen cinco tipos de libertad condicional:

  • La general u ordinaria.
  • La adelantada
  • La de penados primarios (es el primer delito que cometen)
  • La libertad condicional de condenados a prisión permanente revisable.
  • La de septuagenarios o enfermos.

Libertad condicional ordinaria.

Este es el primer tipo de libertad condicional que regula el código penal. En estos supuestos se encuentran la inmensa mayoría los internos que optan a la libertad condicional.

También en este tipo de libertad condicional, es en la que mas denegaciones se producen por parte del juez de vigilancia penitenciaria.

Requisitos de la libertad condicional general u ordinaria.

  • Internos clasificados en tercer grado penitenciario.
  • Que el interno haya cumplido las tres cuartas partes de la condena impuesta.
  • Que el penado haya observado buena conducta.
  • Que el penado haya satisfecho la responsabilidad civil derivada del delito, artículo 72 de la Ley orgánica general penitenciaria.

Criterios a valorar por el juez de vigilancia penitenciaria

  • Personalidad del penado.
  • Antecedentes del penado, las circunstancias del delito cometido .
  • La relevancia de los bienes jurídicos que podrían verse afectados por una reiteración en el delito.
  • La conducta durante el cumplimiento de la pena.
  • Las circunstancias familiares y sociales y los efectos que quepa esperar de la propia suspensión de la ejecución y del cumplimiento de las medidas que fueren impuestas.

Libertad condicional adelantada

Este tipo de libertad condicional se concede a los internos que durante su condena han observado algo más que “buena conducta”.

De hecho esta libertad condicional adelantada, a dos terceras partes de cumplimiento, requiere que el interno haya realizado actividades durante el cumplimiento de la condena.

Requisitos de la libertad condicional adelantada

  • Que el interno se halle clasificado en tercer grado penitenciario
  • Que hayan extinguido dos terceras parte de su condena.
  • Que durante el cumplimiento de su pena hayan desarrollado actividades laborales, culturales u ocupacionales, bien de forma continuada, bien con un aprovechamiento del que se haya derivado una modificación relevante y favorable de aquéllas de sus circunstancias personales relacionadas con su actividad delictiva previa.
  • Que el penado haya satisfecho la responsabilidad civil derivada de la comisión del delito. En los términos del artículo 72 de la Ley orgánica general penitenciaria.

Libertad condicional “super adelantada” muy “cualificada” o “exprés”

Esta libertad condicional es de aplicación a los internos que durante su condena han observado algo más que buena conducta, y algo más que participación en actividades durante el tiempo de cumplimiento.

Consiste en adelantar las dos terceras partes del cumplimiento, la libertad condicional adelantada. En noventa días por cada año de cumplimiento.

Requisitos de la libertad condicional super adelantada, muy cualificada o “exprés”

  • Que el interno se halle clasificado en tercer grado penitenciario
  • Que el interno haya cumplido la mitad de la condena.
  • Que el penado haya desarrollado continuamente, actividades laborales, culturales u ocupacionales, bien de forma continuada, bien con un aprovechamiento del que se haya derivado una modificación relevante y favorable de aquéllas de sus circunstancias personales relacionadas con su actividad delictiva previa.

👉Ten en cuenta el “continuamente” en negrita, pues en la libertad condicional adelantada sólo se exige participación mientras que en la “exprés”  es de forma continuada.

  • Participación efectiva y favorable en programas de reparación a las víctimas o programas de tratamiento o desintoxicación
  • Que el penado haya satisfecho la responsabilidad civil derivada de la comisión del delito. En los términos del artículo 72 de la Ley orgánica general penitenciaria.

Libertad condicional de penados primarios

Es una de las novedades que introdujo la reforma del Código penal de 2015.

👉Recordar que por delincuentes primarios, se entiende aquel que ha sido condenado por su primer delito.

Este tipo de libertad condicional no se aplica a los condenados primarios, siempre que no lo hayan sido por delitos contar la indemnidad y libertad sexual.

Requisitos de la Libertad condicional de penados primarios

  • Que se encuentren cumpliendo su primera condena de prisión y que ésta no supere los tres años de duración.
  • Que hayan extinguido la mitad de su condena.
  • Que el interno se halle clasificado en tercer grado penitenciario
  • Que haya observado buena conducta.
  • Que el penado haya satisfecho la responsabilidad civil derivada del delito. Conforme al articulo 72 de la LOGP.

Libertad condicional de condenados a prisión permanente revisable

Esta modalidad de libertad condicional, es otra de las novedades de la reforma del Código penal del año 2015.

Ya te hablé de ella en este artículo,👉 Libertad condicional y prisión permanente revisable.

Libertad condicional de septuagenarios y enfermos

Esta modalidad es de aplicación a los internos, septuagenarios y enfermos:

  • Clasificados en tercer grado penitenciario.
  • Hayan satisfecho la responsabilidad civil en los términos del artículo 72 de la LOGP.
  • Que el penado haya observado buena conducta.

En estos dos casos no se exige tiempo mínimo de cumplimiento de la pena.

Preguntas frecuentes sobre la Libertad condicional.

Voy a contestar, de forma breve, las preguntas más frecuentes que se plantean, sobre la libertad condicional.

👉Si tienes una pregunta, la puedes hacer en los comentarios de este artículo.

¿Como solicitar la libertad condicional?

Antes de la reforma del código penal el procedimiento de solicitud, no se podía realizar a instancia de parte.

De hecho la propuesta sólo se realizaba por parte de instituciones penitenciarias.

De acuerdo a la reforma del Código penal del año 2015, la solicitud se puede realizar también por parte del interno.

Por tanto cumpliendo los requisitos de cada una de las modalidades de libertad condicional, se puede solicitar al juez de vigilancia penitenciaria.

¿Cuál es la diferencia entre libertad condicional y tercer grado penitenciario?

La diferencia fundamental está en la situación física del penado.

Me explico el liberado condicional tiene suspendida su condena y por tanto sale en libertad y no está cumpliendo condena.

El clasificado en tercer grado penitenciario, no tiene suspendida la condena y por tanto continua cumpliendo. Sea en un centro de inserción social u unidad dependiente, pero está cumpliendo condena.

¿Quién decide la libertad condicional y quien revoca la libertad condicional?

La libertad condicional la concede el juez de vigilancia penitenciaria, salvo en el caso de condenados a prisión permanente revisable, que lo hace el tribunal sentenciador.

La revocación se hace igualmente por los mismos órganos judiciales que la conceden.

¿Es la libertad condicional un grado penitenciario?

La Ley orgánica general penitenciaria si configura a la libertad condicional como el cuarto grado penitenciario o último grado penitenciario.

Sin embargo esta artículo 72.1 de la LOGP, se debe entender derogado implícitamente por el Código penal.

La explicación es sencilla la regulación que hace el código penal, habla de suspensión de la condena. Es decir deja de cumplir y queda en suspenso.

Sin embargo una clasificado en grado penitenciario sí esta cumpliendo y de ahí su clasificación.

¿Se puede obtener la libertad condicional sin una sentencia firme?

Si y no, con muchos matices la respuesta está según el modo de enfocar el tema y por tanto la pregunta.

Pero esta pregunta la dejo para ti en los comentarios.

Pues hasta aquí la libertad condicional, me despido hasta el próximo artículo.

Sed buenos que no os tengan que liberar condicionalmente.

¿Que es el delito? Concepto y clases.

¿Que es el delito? Concepto y clases.

Hola a todos espero que bien.

En mi primer artículo de la parte de penal de las oposiciones a funcionario de prisiones. Voy a meterme con el tema 2 además lo voy a hacer entero el tema y en este artículo.  

Concepto de delito

Me encantan los temarios de las oposiciones a prisiones. Es verdad consultas un día el tema 2 de esta oposición vas al epígrafe, del concepto de delito (como cabo de hacer con uno de ellos) y encuentras con un montón de paginas hablando del concepto de delito según la doctrina, según la jurisprudencia, según el derecho francés, italiano coreano y no sé qué más y te preguntas: ¿Pero que es el delito?

Son delitos las acciones y omisiones dolosas o imprudentes penadas por la ley.

Vale, pero… ¿Y quién dice eso? Esto no lo dice ningún autor francés, coreano o chino. No lo dice la jurisprudencia. No lo dice ni tu temario ni el tuyo ni el de ese que ha entrado ahora con el móvil a leer esto.

Esto lo dice la Ley Orgánica 10/1995 del Código Penal.

Acabo de ahorraros unas cuantas páginas del temario. Que cosas.

Bien pues según el código penal este concepto tiene varios componentes:

Una acción omisión dolosa o imprudente.

Uno o varios sujetos que deben realizar esa acción u omisión dolosa

Y además penada por la ley.

Es decir que la conducta omisiva o acción sea típica.

Te interesará leer…

El derecho penal.

Clases de delito

En este epígrafe suele ocurrir lo mismo que en el anterior, los libro de derecho penal, y los libros de esta oposición. Suelen por lo general complicarse mucho y hacer clasificaciones imposibles.

Mirad cada uno de nosotros podríamos hacer una clasificación. Por la ubicación del delito en el Código Penal, una clasificación sistemática, doctrinal etc.

La mas usada es la clasificación que se elabora según la estructura del tipo.

¿Qué es esta clasificación?

Este método utiliza los elementos del tipo tanto los positivos como los negativos, por ejemplo:

Autor, si lo ha cometido uno o varios sujetos

La cualificación del sujeto, (si es autoridad, funcionario)

Por la acción (delitos de mera conducta, delitos de resultado)

Basta no continuo mas ¡

De todas las clasificaciones tú, ¿con cuál te quedas?, y ¿el tribunal, de la oposición? Yo con ninguna, sólo la de la Ley, el tribunal de la oposición, os aseguro que también.

Esta clasificación en el código penal se encuentra en el artículo 13.

Graves, menos graves y delitos leves.

Pero no se acaba aquí, el código penal introduce otro elemento clasificatorio, en el artículo 11, cuando dice: Los delitos que consistan en la producción de un resultado.

También el artículo 10, mencionado anteriormente. Delitos dolosos e imprudentes.

Nuestra clasificación legal de los delitos queda así:

Graves, menos graves e imprudentes.

De resultado

Dolosos e imprudentes

Se acabo.

Grados de ejecución del delito

Este es el conocido, por los criminólogos, (si esa ciencia que no sirve para nada) como iter criminis.

Que abarca desde:

Ideación: El sujeto o sujetos idean un delito.

Planificación: Empiezan o empieza a formar un plan de actuación.

Actos preparatorios: El tipo esta ya muy decidido a hacer. Comienza la manifestación exterior del delito (comprar una pistola, por ejemplo). Estos actos preparatorios ya en si mismos y separadamente ya pueden ser algunos punibles. Siguiendo con un ejemplo muy grueso, un asesinato, el tipo compra un arma sin tener licencia. Pues tenencia ilícita de armas.

Consumación: Aquí ya ha cometido el delito o lo ha intentado.

Formas de resolución manifestada.

Cuando en los actos preparatorios del delito o anteriormente en la planificación, incluso ideación de este. Hay actos exteriores que pueden ser punibles o no. Es en sí misma una determinación a la comisión del delito.

Estos a actos exteriores que están contenidos en el epígrafe, formas de resolución manifestada, son (artículo 17 del Código Penal):

Conspiración:

Es necesario para que exista esta, que dos o mas personas ideen un delito y decidan cometerlo.

Proposición: Lo anterior, con un matiz, la proposición, puede hacerla un solo sujeto (a diferencia de la conspiración) varios y consiste en una invitación. Ejemplo Ramon y el “pipe” a Sebastián: “Oye tío, que el ramón y yo vamos a dar un palo. ¿Te apuntas, ¿no?

Provocación: (Artículo 18 del Código Penal):

Es incitar a otros a la comisión de un delito. Es lo anterior con dos matices.

Incitación que es un grado más que la mera invitación y aceptación. No es igual la invitación del ramón y el a pipe al Sebastián.

La incitación supone un estímulo para la otra persona, es un grado más que la invitación.

El segundo matiz es que se debe realizar, utilizando medios que faciliten la publicidad es decir la incitación se dirige hacia una multitud, nunca a una sola persona.

Apología: (artículo 18 párrafo segundo del Código penal)

“la exposición, ante una concurrencia de personas o por cualquier medio de difusión, de ideas o doctrinas que ensalcen el crimen o enaltezcan a su autor. La apología sólo será delictiva como forma de provocación y si por su naturaleza y circunstancias constituye una incitación directa a cometer un delito.”

Como veis es una variante de la provocación, pero volvemos a los matices,

La incitación que constituye la apología debe de ir arropada, de una idea o doctrina que además ensalcen la violencia.

Yo creo que se entiende bien, sino es así, pues consultadlo en otro sitio.

Circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal.

En este título del tema 2 de la oposición a prisiones, me vais a permitir, que os ponga la explicación a estos artículos de un libro que escribí sobre el código penal comentado, no lo publiqué nunca, por circunstancias que ya iréis conociendo a medida que tu y yo nos conozcamos.

Integro pongo este título copiado y pegado. Os dejo con él.

De las causas que eximen de la responsabilidad criminal

Artículo 19.

Los menores de dieciocho años no serán responsables criminalmente con arreglo a este Código.

Cuando un menor de dicha edad cometa un hecho delictivo podrá ser responsable con arreglo a lo dispuesto en la ley que regule la responsabilidad penal del menor.

No es una eximente en sentido estricto, sino una responsabilidad criminal conforme a otra ley. En este caso al Ley que regula la responsabilidad penal del menor.

Artículo 20.

Están exentos de responsabilidad criminal:

1.º El que al tiempo de cometer la infracción penal, a causa de cualquier anomalía o alteración psíquica, no pueda comprender la ilicitud del hecho o actuar conforme a esa comprensión.

Excluye la culpabilidad, pues a causa de la alteración psíquica no puede, y esto es muy importante comprender la ilicitud de su acción, o si la comprende actuar conforme a esa comprensión.

El trastorno mental transitorio no eximirá de pena cuando hubiese sido provocado por el sujeto con el propósito de cometer el delito o hubiera previsto o debido prever su comisión.

El sujeto que deja de tomar la medicación, prescrita para su alteración psíquica, con el propósito de cometer el delito. También el sujeto que no la toma pero asume el riesgo que podría realizar alguna acción delictiva, sin buscarla expresamente.

En estos casos no excluye la culpabilidad.

2.º El que al tiempo de cometer la infracción penal se halle en estado de intoxicación plena por el consumo de bebidas alcohólicas, drogas tóxicas, estupefacientes, sustancias psicotrópicas u otras que produzcan efectos análogos, siempre que no haya sido buscado con el propósito de cometerla o no se hubiese previsto o debido prever su comisión, o se halle bajo la influencia de un síndrome de abstinencia, a causa de su dependencia de tales sustancias, que le impida comprender la ilicitud del hecho o actuar conforme a esa comprensión.

Para excluir la culpabilidad debe cumplir estos criterios objetivos:

  1. Estado de intoxicación de forma plena. (También síndrome de abstinencia por dependencia).
  2. No haber sido provocada la intoxicación con el objeto de cometer la acción.
  3. No haber previsto la posibilidad de poder cometer la infracción.
  4. Imposibilidad de comprender la ilicitud del hecho o actuar bajo esa comprensión.

3.º El que, por sufrir alteraciones en la percepción desde el nacimiento o desde la infancia, tenga alterada gravemente la conciencia de la realidad.

Excluye la culpabilidad. El ejemplo clásico sería el sujeto que desde el nacimiento le falta la visión y el oído y su percepción es muy limitada. Caso también del autismo. Lo determinante es que se produzca desde el nacimiento o la infancia y por tanto el sujeto no haya tenido un aprendizaje social.

4.º El que obre en defensa de la persona o derechos propios o ajenos, siempre que concurran los requisitos siguientes:

A diferencia de los anteriores números esta eximente de responsabilidad criminal es una causa de justificación. Para que se dé, deben concurrir los requisitos que se enumeran en el 20.4.

Primero. Agresión ilegítima. En caso de defensa de los bienes se reputará agresión ilegítima el ataque a los mismos que constituya delito o falta y los ponga en grave peligro de deterioro o pérdida inminentes. En caso de defensa de la morada o sus dependencias, se reputará agresión ilegítima la entrada indebida en aquélla o éstas.

Segundo. Necesidad racional del medio empleado para impedirla o repelerla.

Tercero. Falta de provocación suficiente por parte del defensor.

5.º El que, en estado de necesidad, para evitar un mal propio o ajeno lesione un bien jurídico de otra persona o infrinja un deber, siempre que concurran los siguientes requisitos:

Con el estado de necesidad el sujeto daño un bien jurídico protegido por la Ley penal, pero descartando la antijuricidad, simplemente porque hay una causa de justificación. Debiendo darse los requisitos que a continuación relaciona el Código Penal.

Primero. Que el mal causado no sea mayor que el que se trate de evitar.

Segundo. Que la situación de necesidad no haya sido provocada intencionadamente por el sujeto.

Tercero. Que el necesitado no tenga, por su oficio o cargo, obligación de sacrificarse.

Por ejemplo, un policía, un funcionario de prisiones, un militar.

6.º El que obre impulsado por miedo insuperable.

Por ejemplo, el sujeto que va en su automóvil y tiene la creencia que le va persiguiendo alguien con la intención de matarlo. Al final es el propio sujeto el que provoca un accidente con resultado de muerte para el contrario.

7.º El que obre en cumplimiento de un deber o en el ejercicio legítimo de un derecho, oficio o cargo.

Ejemplo el policía que reduce a un delincuente y le causa lesiones derivadas de la misma maniobra.

En los supuestos de los tres primeros números se aplicarán, en su caso, las medidas de seguridad previstas en este Código.

CAPÍTULO III

De las circunstancias que atenúan la responsabilidad criminal

Artículo 21.

Son circunstancias atenuantes:

1.ª Las causas expresadas en el capítulo anterior, cuando no concurrieren todos los requisitos necesarios para eximir de responsabilidad en sus respectivos casos.

Las llamadas eximentes incompletas.

2.ª La de actuar el culpable a causa de su grave adicción a las sustancias mencionadas en el número 2.º del artículo anterior.

3.ª La de obrar por causas o estímulos tan poderosos que hayan producido arrebato, obcecación u otro estado pasional de entidad semejante.

4.ª La de haber procedido el culpable, antes de conocer que el procedimiento judicial se dirige contra él, a confesar la infracción a las autoridades.

5.ª La de haber procedido el culpable a reparar el daño ocasionado a la víctima, o disminuir sus efectos, en cualquier momento del procedimiento y con anterioridad a la celebración del acto del juicio oral.

6.ª La dilación extraordinaria e indebida en la tramitación del procedimiento, siempre que no sea atribuible al propio inculpado y que no guarde proporción con la complejidad de la causa.

7.ª Cualquier otra circunstancia de análoga significación que las anteriores.

De las circunstancias que agravan la responsabilidad criminal

Son circunstancias agravantes:

1.ª Ejecutar el hecho con alevosía.

Hay alevosía cuando el culpable comete cualquiera de los delitos contra las personas empleando en la ejecución medios, modos o formas que tiendan directa o especialmente a asegurarla, sin el riesgo que para su persona pudiera proceder de la defensa por parte del ofendido.

2.ª Ejecutar el hecho mediante disfraz, con abuso de superioridad o aprovechando las circunstancias de lugar, tiempo o auxilio de otras personas que debiliten la defensa del ofendido o faciliten la impunidad del delincuente.

Estas circunstancias agravantes están justificadas porque disminuyen la defensa de la víctima y la posibilidad de descubrir al sujeto activo (Ejemplo uso de disfraz).

3.ª Ejecutar el hecho mediante precio, recompensa o promesa.

4.ª Cometer el delito por motivos racistas, antisemitas u otra clase de discriminación referente a la ideología, religión o creencias de la víctima, la etnia, raza o nación a la que pertenezca, su sexo, orientación o identidad sexual, la enfermedad que padezca o su discapacidad.

5.ª Aumentar deliberada e inhumanamente el sufrimiento de la víctima, causando a ésta padecimientos innecesarios para la ejecución del delito.

6.ª Obrar con abuso de confianza.

7.ª Prevalerse del carácter público que tenga el culpable.

8.ª Ser reincidente.

Hay reincidencia cuando, al delinquir, el culpable haya sido condenado ejecutoriamente por un delito comprendido en el mismo título de este Código, siempre que sea de la misma naturaleza.

De la circunstancia mixta de parentesco

Artículo 23.

Es circunstancia que puede atenuar o agravar la responsabilidad, según la naturaleza, los motivos y los efectos del delito, ser o haber sido el agraviado cónyuge o persona que esté o haya estado ligada de forma estable por análoga relación de afectividad, o ser ascendiente, descendiente o hermano por naturaleza o adopción del ofensor o de su cónyuge o conviviente.

También te puede interesar la prescripción del delito

Pues aquí termina este artículo. Hasta pronto.