Supuesto de examen número 2 año 2020 (Ayudantes de IIPP)

El supuesto de examen de esta semana es el número 2, de fecha 23 de febrero de 2020, de las oposiciones a Ayudantes de Instituciones Penitenciarias.

El enunciado dice así:

Quizás te podría interesar… 

  • 300 SUPUESTOS PRÁCTICOS, ordenados por bloques y temas, comentadas las respuestas. Dirigidos, especialmente, a delimitar y comprender los conceptos del temario. Más información
  • TEMARIO especialmente dirigido a comprender los temas de la oposición (incluso los más complejos). Completamente explicado, anotados los artículos con sus distintos apartados, con esquemas, sin perder la literalidad de la ley. Más información 
M.P.A., varón de 26 años, se presenta voluntariamente el día 01 de marzo de 2019 en el Centro de Inserción Social “David Beltrán Catalá” de Huelva (independiente) a cumplir su primera condena privativa de libertad de 0-8-20, por un delito contra la seguridad vial.

Primera pregunta

A tenor de lo establecido en el artículo 16 del Reglamento penitenciario:

a) No podrá ingresar en el Centro de Inserción Social de Huelva. Deberá ir al Centro Penitenciario de Huelva, pudiendo ser derivado al Centro de Inserción Social si posteriormente a su ingreso es clasificado en tercer grado o en segundo grado, Artículo 100.2 del Reglamento penitenciario

b) Podrá ser admitido en el Centro de Inserción Social, recabando la dirección del Centro en el plazo de 24 horas el correspondiente mandamiento, así como, en su caso, el testimonio de sentencia y la liquidación de condena

c) Deberá ser admitido en el Centro de Inserción Social recabando la dirección del Centro en el plazo de 24 horas el correspondiente mandamiento, así como, en su caso, el testimonio de sentencia y la liquidación de condena

d) Podrá ser admitido en el Centro de Inserción Social, recabando la dirección del Centro en el plazo de 72 horas el correspondiente mandamiento, así como, en su caso, el testimonio de sentencia y la liquidación de condena

Siempre hubo debate sobre si un penado puede ingresar voluntariamente en un centro de inserción social. Me parece una polémica estéril, pues el Reglamento Penitenciario, lo deja bastante claro. Sin embargo, los directores de los centros lo interpretaban cada cual de manera diferente. Hasta que, la SGIIPP, zanjo el debate, aprobando un protocolo de actuación en estos casos, del cual haremos referencia más adelante.

El caso es que, el artículo 16.1 del RP, dice que podrá ser admitido en un establecimiento penitenciario quien se presente voluntariamente. Es decir, es una potestad de la dirección del centro. No podemos dejarnos caer en la trampa de pensar que, como, el Centro de Inserción Social, es un establecimiento para internos clasificados en tercer grado en régimen de semilibertad, no podría ingresar uno que, aunque penado, aún no está clasificado. Porque, como se ha indicado, la potestad de la admisión, es, como dice el 16.1 del RP, predicable respecto de todos los establecimientos penitenciarios, sin distinción. Siendo que, un CIS, es, por supuesto, un establecimiento penitenciario (de cumplimiento), como así lo afirma el artículo 163.1 del RP: “Los Centros de Inserción Social son Establecimientos penitenciarios destinados al cumplimiento de penas privativas de libertad en régimen abierto (…)”.

Adicionalmente, el artículo 16.3 del RP, respecto de la admisión de los internos que ingresen voluntariamente en un centro penitenciario, dice que En los casos de ingresos voluntarios, el Director del centro recabará del Juez o Tribunal, dentro de las veinticuatro horas siguientes al ingreso, el correspondiente mandamiento, así como, en su caso, el testimonio de sentencia y liquidación de condena (…)”.

Por último, mencionar la Instrucción 6/2020 por la que se aprueba el protocolo de ingreso directo en medio abierto. Este documento, disponen que, para el ingreso directo en medio abierto, la persona penada deberá presentar circunstancias favorables que hagan presumir su capacidad de vivir en un régimen de semilibertad, por concurrir favorablemente las variables intervinientes en el proceso de clasificación. Valorándose, a estos efectos, las siguientes circunstancias:

  • Condena no superior a 5 años.
  • Primariedad delictiva/penitenciaria, no computándose a estos efectos ingresos anteriores como preventivo por la misma causa.
  • Satisfacción de la responsabilidad civil, declaración de insolvencia o compromiso de satisfacción de la misma de acuerdo con su capacidad económica.
  • Antigüedad del delito superior a tres años y correcta adaptación social desde su comisión hasta el ingreso en prisión.
  • Actividad laboral en el momento de la presentación o existencia de un proyecto vital acorde a sus circunstancias personales que le permita subvenir a sus necesidades. También se valorarán otras actividades, tales como educativas, voluntariado, etc., que puedan ser realizadas por la persona condenada durante el cumplimiento en tercer grado.
  • Red de apoyo familiar y social bien integrada o en condiciones favorables que permitan el aval propio o auto acogida.
  • En el caso de presentar adicciones relacionadas con la actividad delictiva, que se halle en tratamiento, en disposición de realizarlo o lo haya superado favorablemente. Con independencia de la posibilidad de realizar programa específico, de deshabituación u otros, en el contexto del régimen abierto una vez se produce la clasificación.

Sin embargo, si no se cumplen con los anteriores requisitos (orientativos), no es obstáculo para que el director lo admita, pero el profesional del equipo técnico que lo entreviste le hará saber tal circunstancia indicándole que, de formalizarse su ingreso en un CIS, se informará a la Dirección del centro para, conforme a lo dispuesto en el artículo 108 del RP, proceder a la mayor brevedad posible al traslado a un centro de régimen ordinario.

Por tanto, la respuesta correcta es la B.

Segunda pregunta

Legalizada la situación de M.P.A. y transcurridos 20 días desde su ingreso, ¿Puede la Junta de tratamiento estudiar la propuesta de clasificación del interno?:

a) No es posible realizar la propuesta de clasificación porque es necesario que transcurra un periodo de dos meses para la observación y conocimiento del interno, según establece el artículo 103 de Reglamento penitenciario

b) Puede estudiarse y realizarse la propuesta de clasificación inicial del interno y al ser una condena de hasta un año, la decisión de la Junta tendrá en todo caso la consideración de resolución de clasificación inicial a todos los efectos

c) Sí puede estudiarse y realizarse la propuesta de clasificación inicial del interno

d) Sí puede estudiarse y realizarse la propuesta de clasificación inicial del interno, que contendrá la propuesta de grado y el programa individualizado de tratamiento para que, en todo caso, resuelva el Centro directivo

Lo primero que debemos de advertir es que este interno, al estar condenado a una privativa de libertad de 0-8-20, no cumpliría (más o menos, calculando por encima) con la cuarta parte de la condena hasta el día 65 de cumplimiento. Sin embargo, la pregunta gira, en torno a la posibilidad de formular propuesta de clasificación en el día 20 desde el ingreso.

En este sentido, el artículo 103.2 del RP, fija un plazo máximo para formular la propuesta de clasificación inicial de 2 meses. Sin embargo, no establece un plazo mínimo de estudio, entre que ingresa y se formula propuesta. Pero si, pone una condición. En concreto, el artículo 104.3 del RP afirma que Para que un interno que no tenga extinguida la cuarta parte de la condena o condenas pueda ser propuesto para tercer grado, deberá transcurrir el tiempo de estudio suficiente para obtener un adecuado conocimiento del mismo y concurrir, favorablemente calificadas, las variables intervinientes”.

La pregunta, no indica en que grado de tratamiento ha sido propuesto, aunque a tenor de la siguiente, es segundo grado.

No obstante, analizamos las distintas opciones que se proponen y que resultan afirmaciones incorrectas:

La opción A: Dice que, no es posible realizar la propuesta de clasificación porque es necesario que transcurra un periodo de dos meses para la observación y conocimiento del interno, según establece el artículo 103 de Reglamento penitenciario.

Esta afirmación, es incorrecta, toda vez que, el artículo 103.2 del RP, dice que La propuesta se formulará en el impreso normalizado aprobado por el Centro Directivo en el plazo máximo de dos meses desde la recepción en el Establecimiento del testimonio de la sentencia. No es por tanto, el plazo mínimo que debe de transcurrir para una mejor observación del interno, sino el plazo máximo para formular propuesta.

La opción B: Dice que, puede estudiarse y realizarse la propuesta de clasificación inicial del interno y al ser una condena de hasta un año, la decisión de la Junta tendrá en todo caso la consideración de resolución de clasificación inicial a todos los efectos.

No es cierto que, porque sea una condena de hasta un año de prisión, la propuesta de clasificación de la junta de tratamiento tenga la consideración, en todo caso, de clasificación inicial. En primer lugar, porque no es “en todo caso”, sino cuando la propuesta es en segundo o en tercer grado, nunca en primero. En segundo lugar, porque para que tenga esa consideración, la propuesta ha de haber sido tomada por unanimidad de todos sus miembros, cosa que no se afirma en el enunciado.

A este respecto, el artículo 103.7 del RP, lo expresa así: “Cuando se trate de penados con condenas de hasta un año, la propuesta de clasificación inicial formulada por la Junta de Tratamiento, adoptada por acuerdo unánime de sus miembros, tendrá la consideración de resolución de clasificación inicial a todos los efectos, salvo cuando se haya propuesto la clasificación en primer grado de tratamiento, en cuyo caso la resolución corresponderá al Centro Directivo”.

La opción D: Dice que, sí puede estudiarse y realizarse la propuesta de clasificación inicial del interno, que contendrá la propuesta de grado y el programa individualizado de tratamiento para que, en todo caso, resuelva el Centro directivo.

En este caso; si bien es cierto que se puede realizar propuesta de clasificación a los 20 días, tal como se ha visto; no resulta correcto afirmar que en todo caso vaya a resolver el centro directivo. Desde luego, no en el nuestro, que tiene una condena inferior al año, y que, por tanto, si la propuesta es por unanimidad en segundo o tercer grado, tendría la consideración de clasificación inicial, no teniendo que resolver el centro directivo.

Por tanto, la respuesta correcta es la C.

Tercera pregunta

M.P.A. ha sido clasificado en segundo grado de tratamiento artículo 100.2 del Reglamento penitenciario y se ha resuelto como centro de destino el Centro de Inserción Social “David Beltrán Catalá” de Huelva. ¿podrá disfrutar M.P.A. de salidas fin de semana?:

Quizás te podría interesar… 

  • 300 SUPUESTOS PRÁCTICOS, ordenados por bloques y temas, comentadas las respuestas. Dirigidos, especialmente, a delimitar y comprender los conceptos del temario. Más información
  • TEMARIO especialmente dirigido a comprender los temas de la oposición (incluso los más complejos). Completamente explicado, anotados los artículos con sus distintos apartados, con esquemas, sin perder la literalidad de la ley. Más información 

a) Sí, siempre que haya cumplido la cuarta parte de su condena y haya disfrutado del, el menos, un permiso de salida que garantice su buen uso

b) No, puesto que está clasificado en segundo grado y este tipo de salidas sólo corresponden a internos clasificados en tercer grado de tratamiento en cualquiera de sus modalidades

c) Sí, siempre y cuando estén contempladas en su programa específico de tratamiento

d) No, las salidas fin de semana no pueden formar parte de los programas específicos de tratamiento al no ser una actividad concreta

Cuando un interno ha sido clasificado en un determinado grado de tratamiento, con el matiz que es en modalidad 100.2, lo que nos están diciendo es que, se le va a aplicar el principio de flexibilidad combinando aspectos característicos de cada uno de los grados de clasificación. Esto es, supongamos que los profesionales que han estudiado a un interno consideran que no está en condiciones de ser clasificado en tercer grado, pero, sin embargo, creen necesario que disfrute de salidas de fin de semana para no alejarlo de la sociedad. En nuestro ordenamiento penitenciario, estas cosas, se resuelven con este principio de flexibilidad, se clasifica en un grado, pero permitiendo que, aspectos de otro, le sean aplicados. Esto, no se podría hacer si los grados fueran compartimentos estancos, en los que, la clasificación en uno determinado, conlleve en todo caso, la asunción del régimen de vida aparejado al mismo. Todo lo contrario, con el artículo 100.2 del RP, lo que conseguimos es que los grados sean permeables en cuanto al régimen de vida asociado al mismo.

Ahora bien, como dice el artículo 100.2 del RP, esta medida debe de ser plasmada en el programa específico de tratamiento. En este, se debe de especificar, ese, “modelo de ejecución en el que puedan combinarse aspectos característicos de cada uno de los grados”, y además, se debe de fundamentar dicha de medida en un programa específico de tratamiento. Es decir, en el programa de tratamiento debe de ir el “que, y el porqué”. Lo que, en el caso que venimos analizando, implica que, es en el programa de tratamiento, en el que se debe de especificar que es conveniente que disfrute de salidas de fin de semana, a pesar de haberse propuesto su clasificación en segundo grado. Y, además, fundamentar el “porqué”, su tratamiento no podría ejecutarse, sin adoptar esta medida.

Por tanto, la respuesta correcta es la C.

Cuarta pregunta

Este Centro de Inserción Social ha preparado una salida programada, para acudir a un evento cultural en la ciudad de Huelva el 15 de abril del 2019, la actividad durará 4 horas y los internos irán acompañados por el Educador ¿Puede M.P.A. participar en la salida programada?:

a) No puede participar si dicha actividad no está contemplada en su programa individualizado de tratamiento

b) No puede participar porque no cumple los requisitos necesarios para su concesión

c) Sí puede participar, siempre y cuando el Equipo y la Junta de tratamiento lo considere adecuado para su programa específico de tratamiento

d) Sí puede participar siempre y cuando el horario de la salida programada no interfiera en las actividades que el interno realiza diariamente

Según el artículo 114.2 del RP, exige que, para el disfrute de las salidas programadas, se han de cumplir con los requisitos, que para los permisos ordinarios, pide el artículo 154 del RP. En este sentido, este último, exige estar clasificado “en segundo o tercer grado, (…) que hayan extinguido la cuarta parte de la condena o condenas y no observen mala conducta”. En el caso que nos ocupa, está clasificado en segundo grado, no ha extinguido la ¼ parte de la condena a fecha de 15 de abril del 2019 (inició el 1/3/19), y no sabemos si no ha observado mala conducta. Por tanto, no podría participar, por no cumplir con el requisito de haber extinguido la ¼ parte de condena.

Quizás, ahora esté pensando que, si a este interno en segundo grado, se le permite realizar salidas de fines de semana de los terceros grados, aplicando el principio de flexibilidad del 100.2; También sea posible, aplicando el mismo principio, permitirle realizar salidas programadas, aunque no cumpla con los requisitos para ello. Lo cierto es que no. Las salidas programadas no forman parte del régimen de vida de ninguno de los grados de clasificación, excepto para el primer grado, que quedan excluidos. Tampoco los permisos. Las primeras, son medidas para la realización de actividades específicas de tratamiento. Los segundos, es para la preparación para la vida en libertad. No estando, ni unas ni otros, vinculados a un determinado régimen, sino que son un instrumento más puesto a disposición de los internos. Por tanto, si no se cumple con los requisitos, no hay modo de eludirlos con el principio de flexibilidad.

Por tanto, la respuesta correcta es la B.

Quinta pregunta

Mientras M.P.A. está cumpliendo pena privativa de libertad se recibe mandamiento judicial de una pena de localización permanente de 15 días de cumplimiento en Centro Penitenciario, por lo que el interno solicita cumplirla en el Centro de Inserción Social “David Beltrán Catalá” de Huelva. En este caso:

a) En el Centro de Inserción Social se hará el plan de ejecución y será comunicado al órgano jurisdiccional competente para la ejecución, sin perjuicio de su inmediata ejecutividad, pudiendo cumplir ambas, la pena privativa de libertad y la localización permanente, simultáneamente

b) Sólo podrá cumplirla en el Centro de Inserción Social si así lo determina el órgano jurisdiccional competente

c) La pena de localización permanente podrá cumplirse una vez extinguida la pena privativa de libertad en el establecimiento más próximo al domicilio del penado; en el caso de haber varios en la misma localidad, el lugar de cumplimiento será determinado por la Administración penitenciaria

d) Una vez hechos los trámites oportunos, la pena de localización permanente podrá ser cumplida en el Centro de Inserción Social a partir del día siguiente a la finalización de la pena privativa de libertad, durante los 15 días siguientes. Se le asignará una celda específica para este tipo de pena y disfrutará de un mínimo de cuatro horas diarias fuera de la misma, debiendo respetar las normas de régimen interior.

La pregunta genera dos debates: El cumplimiento sucesivo o simultaneo de la pena de prisión y la de localización permanente, y el lugar de cumplimiento de esta última.

Respecto del cumplimiento de las dos penas: Hay que tener en cuenta que, ambas son de la misma naturaleza. Dado que las dos son privativa de libertad. Una es de prisión, y otra de localización permanente, pero ambas, en fin, privativas de libertad, tal como dice el artículo 35 del CP. En este sentido, el artículo 73 del CP, nos indica que el modo de cumplir las penas correspondientes a dos o más delitos es el cumplimiento simultáneo, si fuera posible, por la naturaleza y efectos de las mismas”.

Sin embargo, resulta que como las dos penas impuestas a M.P.A., son de igual naturaleza, por ser privativas de libertad, su cumplimiento no puede ser simultaneo. Más que nada, porque si se le permitiera extinguir simultáneamente la pena de prisión y la de localización permanente, la segunda quedaría absorbida por la primera. Es decir, vendría a hacer un “dos por uno”. Extingue dos, pero en realidad cumple una.

Estos casos, de imposibilidad de cumplimiento simultaneo por idéntica naturaleza o efectos de la pena, se resuelve con el artículo 75 del CP que indica que, “cuando todas o algunas de las penas correspondientes a las diversas infracciones no puedan ser cumplidas simultáneamente por el condenado, se seguirá el orden de su respectiva gravedad para su cumplimiento sucesivo, en cuanto sea posible”. Dado que la de mayor gravedad, es la pena de prisión, continuaría cumpliendo esta, para a continuación cumplir la de localización permanente.

Respecto del lugar de cumplimiento: El artículo 13.1 del RD 840/2011, dispone que la pena de localización permanente se cumplirá “en el establecimiento penitenciario más próximo al domicilio del penado. En el caso de que existan varios establecimientos penitenciarios en la misma localidad, el lugar de cumplimiento se determinará por la Administración penitenciaria”.

No obstante, analicemos las distintas opciones incorrectas, para señalar las distintas incorrecciones:

La opción A: Dice que, en el CIS se hará el plan de ejecución y será comunicado al órgano jurisdiccional competente para la ejecución, sin perjuicio de su inmediata ejecutividad, pudiendo cumplir ambas, la pena privativa de libertad y la localización permanente, simultáneamente.

Tanto, la afirmación de la elaboración por el CIS del plan de ejecución, como la referencia a la inmediata ejecutividad del mismo y su comunicación al órgano judicial; son correctas. Así, lo expresa el artículo 13.2 del RD 840/2011: por el establecimiento penitenciario se definirá el plan de ejecución y será comunicado al órgano jurisdiccional competente para la ejecución, sin perjuicio de su inmediata ejecutividad. Se entregará una copia del mismo al penado, que firmará la notificación”. Pero lo que no es cierto, en ningún modo, es que se pueda cumplir ambas penas simultáneamente, por las razones anteriormente expuestas.

La opción B: Dice que, sólo podrá cumplirla en el Centro de Inserción Social si así lo determina el órgano jurisdiccional competente.

No encuentro ningún motivo por el que, debiera decidir semejante cosa el órgano judicial, más que nada porque no es competente para tomar esa decisión. El lugar de cumplimiento es una atribución, en parte, de la Administración Penitenciaria, dado que, cuando hay varios establecimientos en la misma localidad, decide esta. Pero, cuando no los hay, se cumple en el establecimiento penitenciario más próximo al domicilio del penado (art-13.1 RD 840/2011).

La opción D: Dice que, una vez hechos los trámites oportunos, la pena de localización permanente podrá ser cumplida en el Centro de Inserción Social a partir del día siguiente a la finalización de la pena privativa de libertad, durante los 15 días siguientes. Se le asignará una celda específica para este tipo de pena y disfrutará de un mínimo de cuatro horas diarias fuera de la misma, debiendo respetar las normas de régimen interior.

Esta afirmación es bastante lógica si se tiene en cuenta que está expresando un cumplimiento sucesivo. También son correctas las referencias al tiempo de permanencia en celda, y el respeto a las normas de régimen interior. Sin embargo, la cuantía de esta pena puede ser cumplida de modo continuado. De modo que, como dice el artículo 13.4 del RD 840/2011 deberá ingresar en el CIS “el sábado o día festivo inmediatamente anterior entre las 9 y las 10 horas y la permanencia será ininterrumpida hasta las 21 horas del domingo o, en su caso, del día festivo inmediatamente posterior. Este mismo horario se observará en el supuesto de día festivo no enlazado”. Dicho de otro modo, no puede cumplir los 15 días seguidos.

Por tanto, la respuesta correcta es la C.

Quizás te podría interesar… 

  • 300 SUPUESTOS PRÁCTICOS, ordenados por bloques y temas, comentadas las respuestas. Dirigidos, especialmente, a delimitar y comprender los conceptos del temario. Más información
  • TEMARIO especialmente dirigido a comprender los temas de la oposición (incluso los más complejos). Completamente explicado, anotados los artículos con sus distintos apartados, con esquemas, sin perder la literalidad de la ley. Más información 

Jaime de Alarcón

Licenciado en derecho. Master en MBA. Autor de manuales para la preparación de oposiciones a ayudante de IIPP. Autor del Blog Ius cogens. Funcionario de carrera de IIPP. Mail: jaime.alarcon@ius-cogens.com

Deja una respuesta